Isadora Ferreira exponiendo sobre el Modelo de Salud de Brasil en la reunión de Equipo del CESFAM Madre Teresa de Calcuta. 

Por Jonathan Troncoso

 

Conversamos con Isadora Ferreira, interna de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul (Brasil) quien realizó un internado electivo de 2 meses en Medicina Familiar en la Universidad Católica de Chile.

Se decidió a realizar un intercambio porque considera que es una oportunidad de aprendizaje valiosa en sí misma. Le interesaba conocer el sistema de salud de otros países y llevarse esa experiencia a Brasil.

Viajó a Chile gracias a la beca Iberoamericana, donde previamente tuvo la oportunidad de escoger entre España, Portugal y cualquier otro país de Latinoamerica. Se motivó por escoger Chile por su nivel de desarrollo “quería conocer en primera persona cómo funciona el sistema de salud chileno y ver como la salud influye en la calidad de vida de las personas”.

“es muy fácil decir que no hay interés en la Medicina Familiar, pero hay que mirar a los alumnos de pregrado, ahí están los futuros médicos familiares y ahí hay que meterse a hablar de medicina familiar”

¿Qué te llevas como experiencia de estos 2 meses en Chile?

Me impactó bastante cuando llegué que en Chile pese a que una persona esté en el sistema público tiene que de alguna u otra forma pagar, existe una brecha muy grande entre la salud pública y privada, no estoy de acuerdo con eso porque la salud es un derecho y tiene que estar disponible para quien lo necesite. En Brasil tenemos un sistema de salud universal, gratuito y público de verdad, con casi ningún copago todo se financia de los impuestos que pagan los habitantes del país.

Me impresiona epidemiológicamente hablando la prevalencia de consulta de salud mental, no había un día donde no veía un paciente al menos con depresión. Ahí desde la Medicina Familiar se puede pensar en APS otro rol, como acciones de promoción y prevención

También me impresiona el tiempo tan corto de atención 20 minutos para un paciente con una condición de salud mental no alcanza. Me tocó ver pacientes muy graves de salud mental, por ejemplo, alguien con ideación suicida y mi tutor estuvo una hora en la consulta cuando solo disponía de 20 minutos.

Me encanto que las atenciones eran muy buenas, siempre muy humanas y de los niños me gustó mucho los controles sanos porque es una oportunidad de prevención son los futuros diabéticos e hipertensos que hay que evitar

Me gustó Santiago como ciudad, el metro y el transporte público, las personas muy gentiles y disponibles para ayudar, lo malo es la contaminación.

 

Los estudiantes de medicina son los Médicos Familiares del mañana

Isadora señala que “es muy fácil decir que no hay interés en la Medicina Familiar, pero hay que mirar a los alumnos de pregrado, ahí están los futuros médicos familiares y ahí hay que meterse a hablar de medicina familiar, yo lo trato de hacer siempre, con alumnos de medicina y de otras carreras de salud”

En Chile sobran muchas becas de medicina familiar porque no hay interés, y esto no solo es una realidad chilena, sino que de otros países pasa lo mismo en Argentina y España, tú me dijiste que hay que meterse en el pregrado porque ahí hay que buscar a los estudiantes ¿qué está pasando en la formación que desincentiva que los estudiantes elijan medicina familiar?

Al menos en mi universidad un problema es la estructura del currículo, en mi caso nosotros no tenemos un edificio académico, sino que estamos en un sector de un piso del hospital, así que es totalmente hospitalocentrico. Nuestros profesores son en su mayoría de atención secundaria y terciaria, especialistas o subespeciliastas y creo que pasamos poco tiempo en Atención Primaria. Tenemos 4 meses de internado y 3 semestres de Salud Colectiva, ahí tenemos clases de medicina familiar

En mi universidad veo que están muy involucrados, hace poco se hizo un cambio profundo en el departamento de medicina familiar, se cambió el enfoque en las clases que logró un mayor interés de los alumnos.

Tu participas en una Liga ¿en qué consiste?

Son grupos de estudio extracurriculares que promueven la medicina familiar a través de clases, cursos, charlas y encuentros para los estudiantes y existen esas ligas en todas las especialidades y generalmente tienen un profesor mentor que ayuda en la coordinación de las actividades, pero el trabajo lo realizan los estudiantes. Son un espacio formal reconocido por la universidad, con estatuto de funcionamiento y con rendición de cuentas semestrales. Muchas veces tenemos financiamiento de la universidad, por ejemplo, para los congresos de medicina, hay financiamiento para los miembros de la liga que van a presentar sus trabajos científicos, nos ayudan con la inscripción y con el transporte.

La Liga de Medicina Familiar y Comunitaria existe desde el 2012 al inicio estuvo un poco débil, pero se comenzó a fortalecer de a poco, pudimos ver que cuanto más fuerte se hacia la liga con sus actividades, convocaba a más gente inscrita y más egresados de la universidad estaban interesados en medicina familiar. Por ejemplo, hace 2 años de 80 egresados, 5 escogieron medicina familiar y de un año a otro de 80 egresados aumentó a  15 los que se decidieron por medicina familiar y en eso tiene mucho que ver como la universidad fomenta la medicina familiar en el currículo.

¿Cómo es la carrera de medicina en Brasil? En Brasil medicina tiene una duración de 6 años, donde los últimos 2 años corresponden a los internados. En los internados donde se rota por las 5 áreas generales de la medicina 4 meses cada rotación (cirugía, gine, medicina interna, pediatría, medicina familiar) + 2 meses de electivos y en ese contexto Isadora estuvo en Chile, tomando electivo de Medicina Familiar.  

 

¿Cómo se forma un médico familiar en Brasil?

Hay dos maneras distintas hoy, está la residencia que son dos años una vez que se termina el pregrado se realiza un examen de título regional y de ahí se entra a la residencia y se puede postular a un tercer año en algo más específico como salud de la mujer, salud del niño, salud mental o salud rural. La otra forma es graduarse como médico general y trabajar 4 años en APS y luego puede optar a tomar un examen de la Sociedad Brasileña de Medicina Familiar para recibir un título de Médico Familiar.  

Comentarios