“La alta rotación de médicos en atención primaria, la falta de compromiso con el modelo de salud familiar en los distintos centros de salud, ha hecho que esta tradición del “médico de cabecera”, que se utilizaba tanto en los medios rurales como urbanos, se vaya perdiendo”

Tradicionalmente el término “médico de cabecera” hace referencia a aquel médico de atención primaria al que recurre una persona a lo largo de su ciclo vital, el profesional más cercano, el que conoce su historia médica, contexto social y que está capacitado para orientar al paciente en cualquier cuestión relacionado a su salud otorgando una atención integral y continua.

La alta rotación de médicos en atención primaria, la falta de compromiso con el modelo de salud familiar en los distintos centros de salud, ha hecho que esta tradición del “médico de cabecera”, que se utilizaba tanto en los medios rurales como urbanos, se vaya perdiendo.

Las quejas más frecuentes de los usuarios que se atienden en atención primaria es la alta rotación de sus médicos/as tratantes.  Esto dificulta establecer una buena relación médico/a-paciente, conocer el contexto biopsicosocial y dinámicas propias del usuario, haciendo consultas médicas episódicas por distintos profesionales, muchas veces con diagnósticos y tratamientos no coherentes, aumentando las reconsultas y con ello el uso de recursos, mala adherencia a los tratamientos y finalmente disconformidad por parte del usuario y muchas veces baja satisfacción del profesional.

Una revisión sistemática sobre el rol de la Medicina Familiar en los resultados en salud, demostró asociación entre continuidad de la atención y satisfacción usuaria, disminución de costos en salud y disminución de morbimortalidad. Tener el mismo médico tratante fue relacionado con la implementación de actividades preventivas de forma más efectiva, menor cantidad de ingresos hospitalarios y hospitalizaciones más cortas. (1)

El médico o la médico de cabecera asume el rol de conocer a fondo al paciente, su contexto, creencias, etc, para poder orientar sobre los problemas de salud y decidir junto a él o ella los tratamientos y objetivos a lograr. Es por ello que el sistema de salud chileno debe buscar estrategias para aumentar la permanencia a largo plazo de los médicos en los centros de atención primaria en salud y un mayor compromiso de los centros de salud de garantizar continuidad en la atención a los usuarios.

 

Referencias
Mireia Sans-Corrales, Enriqueta Pujol-Ribera, Joan Gené-Badia, Maria Isabel Pasarín-Rua, Begoña Iglesias-Pérez, Josep Casajuana-Brunet; Family medicine attributes related to satisfaction, health and costs, Family Practice, Volume 23, Issue 3, 1 June 2006, Pages 308–316, https://doi.org/10.1093/fampra/cmi112

Comentarios